Cómo nuestras emociones afectan la salud

¿Qué es una buena salud emocional?

 

  Las personas con buena salud emocional son conscientes de sus pensamientossentimientos y comportamientos. Han aprendido maneras saludables para afrontar el estrés y los problemas que hacen parte de una vida normal. Se sienten bien consigo mismas y tienen relaciones sanas.

 

  Sin embargo, muchas cosas pueden ocurrir en la vida que pueden perturbar nuestra salud emocional y provocar sentimientos fuertes de tristezaestrés o ansiedad. Estas cosas incluyen:

  • Perder el trabajo por causa ajena a su desempeño
  • Tener un hijo que se va o que regresa a la casa
  • Estar de duelo por la muerte de un ser querido
  • Divorciarse o casarse
  • Sufrir una lesión o una enfermedad
  • Ser promovido en el trabajo
  • Tener problemas de dinero
  • Mudarse a una casa nueva
  • Tener un bebé

  Los cambios favorables pueden ser tan estresantes como los cambios desfavorables.

¿Cómo pueden mis emociones afectar a mi salud?

 

 Nuestro cuerpo responde a la manera como  pensamos, sentimos y actuamos. Esto con frecuencia se denomina la conexión mente cuerpo. Cuando  estamos estresados, ansiosos o enfadados, nuestro cuerpo trata de decirnos que algo no anda bien. Por ejemplo, una presión arterial elevada o una úlcera estomacal podría desarrollarse después de un evento particularmente estresante, tal como la muerte de un ser querido. Los siguientes síntomas pueden ser evidencia de que nuestra salud emocional está desequilibrada:

  • Dolor de espalda
  • Cambio de apetito
  • Dolor en el pecho
  • Estreñimiento o diarrea
  • Sequedad en la boca
  • Cansancio excesivo
  • Malestares y dolores generalizados
  • Dolores de cabeza
  • Presión arterial (sanguínea) elevada
  • Insomnio (dificultad para dormir)
  • Mareos
  • Palpitaciones, es decir, una sensación de que su corazón late aceleradamente
  • Problemas sexuales
  • Sensación de "falta de aire"
  • Tensión en el cuello
  • Sudar
  • Malestar estomacal
  • Subir o bajar de peso

 La mala salud emocional puede debilitar el sistema inmune haciendo que tengamos más resfriados y otras infecciones durante épocas emocionalmente difíciles. Además, cuando nos sentimos estresados, ansiosos o perturbados, puede que no cuidemos de nuestra salud como debiéramos. Podemos no sentir deseos de hacer ejercicio, comer comidas nutritivas o tomar los medicamentos que nuestro médico nos receta. Abusar del alcohol, tabaco u otras drogas también puede ser una señal de una mala salud emocional .

 


Comentarios: 0