¿Por qué dejas todo para mañana?

                           «No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy»

La procrastinación es un problema de autorregulación y de organización del tiempo. Quien pospone o procrastina una decisión lo que está presentando, en el fondo, es una conducta evasiva.

Perfeccionismo y miedo al fracaso

  La procrastinación, postergación o posposición es el hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyendolas por otras situaciones más  agradables.

 

  Se trata de un trastorno del comportamiento que tiene su raíz en la asociación de la acción a realizar con el cambio, el dolor o la incomodidad (estrés). Éste puede ser psicológico (en la forma de ansiedad o frustración), físico (como el que se experimenta durante actos que requieren trabajo fuerte o ejercicio vigoroso) o intelectual. El término se aplica comúnmente al sentido de ansiedad generado ante una tarea pendiente de concluir. El acto que se pospone puede ser percibido como abrumador, desafiante, inquietante, peligroso, difícil, tedioso o aburrido, es decir, estresante, por lo cual se autojustifica posponerlo a un futuro idealizado, en que lo importante es supeditado a lo urgente.

 

También puede ser un síntoma de algún trastorno psicológico, como depresión o TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad).

Consejos que pueden ayudarte

¿El mayor mito que los procrastinadores deben eliminar? Romper el ciclo de retraso y decir: “Lo haré mañana”. Una vez que te des cuenta que esto es una estrategia para evitar hacer las cosas, estás en el camino correcto.

 1. Resuelve tus asuntos en el momento.

2. Escribe una lista de tareas por realizar.

3. Si esperas, te agobiarás pensando que lo tienes que hacer y que, además, no puedes olvidar hacerlo.

4. Si realmente no lo puedes hacer de inmediato,colócalo en tu agenda y apunta fecha y hora.

5. Recuerda que el éxito sin esfuerzo es una utopía.

6. Minimiza distracciones y ponte fechas límite.

7. Evita los pensamientos negativos.

8. Conoce tu motivación.

9. Crea un ambiente de trabajo productivo.

10. Si lo consideras necesario, no dudes en pedir ayuda.

11. Establece metas realistas para ti.

12. Visualizar los logros deseados para vivirlos por anticipado.

13. Apóyate en rutinas positivas para automatizar el trabajo.

14. Periodos cortos de trabajo, resulta útil determinar espacios de tiempo (20-30-45 minutos) en lo que todo vamos hacer es trabajar.

15. Te puede servir de ayuda pensar en las consecuencias que tendrá el no realizar la tarea

Conclusión

  Las actividades placenteras son infinitamente más atractivas que las que representan dolor o son aburridas. Buscamos lo que nos hace sentir bien y tratamos de evitar las cosas que nos molestan.

 

  Determinar conscientemente la razón por la cual tienes la tendencia a dejar las cosas para después, contribuirá en gran medida a ayudar a que cambies tu comportamiento. Entender tu miedo es estar a mitad de camino de la solución.


Escribir comentario

Comentarios: 0