¿Cómo es el trastorno Bipolar?

  El trastorno bipolar (también conocido como depresión maníaca) es una enfermedad que se puede tratar y que está marcada por cambios bruscos en el estado de ánimo, pensamiento, energía y comportamiento. No es un trastorno de la personalidad o una señal de debilidad personal. El trastorno bipolar también se conoce como depresión maníaca, debido a que el estado de ánimo de una persona puede alternar entre los "polos” de manía (altos) y de depresión (bajos). Este cambio en el estado de ánimo o “cambio en el temperamento” puede durar horas, días, semanas o meses.

 

Síntomas del Trastorno Bipolar

 

  El trastorno bipolar se diferencia considerablemente de la depresión clínica, aunque los síntomas de la fase depresiva de la enfermedad son similares. La mayoría de las personas que padecen de desorden bipolar dicen sentir “altibajos”, los altos son períodos de manía, los bajos son períodos de depresión. Estas alteraciones pueden ser serias, variando de energía extrema a desesperación profunda. La severidad de los cambios de estado de ánimo y la forma como interfieren en las actividades de la vida normal, diferencian los episodios de estado de ánimo bipolar de los cambios normales de estado ánimo.

 

Síntomas de la manía - los "altos" del trastorno bipolar

 

  • Incremento de la actividad física y mental y la energía
  • Estado de ánimo muy entusiasta, optimismo exagerado y confianza en sí mismo
  • Irritabilidad excesiva, comportamiento agresivo
  • Menos necesidad de dormir sin experimentar cansancio
  • Delirios de grandeza, sentido excesivo de presunción
  • Hablar y pensar muy rápido, cúmulo de ideas.
  • Impulsividad, poco juicio, distracción
  • Comportamiento imprudente
  • En los casos más serios, delirios y alucinaciones

 

Tratamientos para el Trastorno Bipolar

 

  Existen diversas terapias para el trastorno bipolar y hay nuevos tratamientos prometedores que actualmente están en proceso de investigación. Debido a que el trastorno bipolar puede ser difícil de tratar, se recomienda  consultar con un profesional con experiencia en tratar esta enfermedad. El tratamiento puede incluir terapia psicológica y medicación.

 

 Es importante informar de tódos los síntomas que se está experimentando ya sea en el pasado o en el momento presente.Debido a que estas enfermedades pueden ser hereditarias, hay que revisar los antecedentes médicos de la familia. Si de sus familiares experimentó cambios bruscos en los estados de ánimo, fue diagnosticado con un trastorno de este tipo, tuvo “crisis nerviosa” o fue tratado por abuso de alcohol o drogas. Con el diagnóstico correcto existen posibilidades de encontrar un tratamiento que sea adecuado .

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0