Buenos hábitos de estudio

Los hábitos de estudio son el mejor y más potente predictor del éxito académico, mucho más que el nivel de inteligencia o de memoria. Lo que determina nuestro buen desempeño académico es el tiempo que dedicamos y el ritmo que le imprimimos a nuestro trabajo.

Cuanto más se conozca a sí mismo el alumnado como estudiante y conozca las distintas técnicas de estudio que tiene a su disposición, más fácil le será seleccionar las más adecuadas a cada situación para crear sus propias estrategias de aprendizaje. 

1. Prepara el lugar de estudio. Fundamental el silencio y preferiblemente con luz natural y con ventilación. Si lo de la luz natural es un imposible, opta por una lámpara cuya luz sea blanca, no demasiado potente (60 vatios está bien) y que se halle en el lugar opuesto de la mano con la que escribes (no se hacen sombras que puedan distraerte).

3.Es importante que intentes estudiar todos los días el mismo tiempo y si es posible, a la misma hora. De este modo favoreces la rutina y ayudas a que se convierta en un hábito estable.

4. Elige el momento del día en el que te concentres mejor (entre las 6 y las 8 de la tarde puede ser la mejor hora).

5. Comienza a estudiar lo que sea más fácil o interesante. Deja para el final los ejercicios, trabajo, etc.

6.Subraya, haz esquemas, resúmenes, utiliza rotuladores de colores.

Una de las técnicas de estudio más sencillas, cómodas y eficaces consiste en subrayar las partes más importantes de un temario.• Porque llegamos con rapidez a la comprensión de la estructura y

organización de un texto.

• Ayuda a fijar la atención

• Favorece el estudio activo y el interés por captar lo esencial de cada párrafo.

• Se incrementa el sentido crítico de la lectura porque destacamos lo esencial de lo secundario.

• Una vez subrayado podemos reparar mucha materia en poco tiempo.

• Es condición indispensable para confeccionar esquemas y resúmenes.

• Favorece la asimilación y desarrolla la capacidad de análisis y

síntesis. 

 

Otra técnica clásica consiste en la creación de un esquema o mapa mental de forma manuscrita o mediante el ordenador para resumir y organizar nuestras ideas.

Elementos de los mapas conceptuales

1. Concepto: Hace referencia a los acontecimientos que son cualquier

cosa que sucede o puede provocarse y a objetos que son cualquier

cosa que existe y se puede observar. Son imágenes mentales que

provocan en nosotros palabras o signos.

2. Proposición: Consta de dos o más términos conceptuales

(conceptos) unidos por palabras (enlaces) para formar una unidad

semántica. Es la unidad más pequeña que tiene valor de verdad.

3. Palabra- enlace: son las palabras que sirven para unir los

conceptos y señalar el tipo de relación existente entre ambos. 

 

7. Es importante que estudies en varios periodos seguidos y que intercales pequeños descansos después de cada etapa de estudio.Después de cada hora de estudio haz un descanso de 5 o 10 minutos.

8. El tiempo de estudio depende de tus necesidades.

9. Repasa cada día un poco de lo que ya sabes.


10. Fíjate metas específicas durante tus horas de estudio.


Escribir comentario

Comentarios: 0