¿Qué es el Bullying o Acoso escolar ?

Es un juego perverso de dominio-sumisión que cuando se mantiene de forma prolongada da lugar a procesos de victimización, y de deterioro moral del acosador.

El acoso escolar consiste en hacer daño a un compañero o compañera de forma intencionada y repetida, utilizando cualquiera de las siguientes formas de agresión:

Verbales: Poner motes, tomar el pelo, amenazar, hacer burlas, hablar mal de otros, insultar, despreciar, provocar, amedrentar.

Físicas: Golpear, empujar, dar una patada a otro, arrojar cosas, quitar, romper o esconder las pertenencias de alguien, hacer muecas o gestos de desprecio.

Sociales: Excluir a alguien, difundir rumores, aislar, ignorar, humillar, extorsionar.

Sexuales: Molestar, hacer tocamientos sin consentimiento, hacer burlas del cuerpo, la intimidad o la orientación sexual de otro.

Víctima de Bullying

El estudiante o la estudiante que es violentado y se encuentra en la posición de víctima, puede poseer características diferentes al resto del grupo, las cuales son utilizadas por el estudiante o la estudiante que agrede para generar el bullying.

Por ejemplo, algunas de estas características pueden ser:

• Color de piel, estatura, peso, tipo de cabello.

• Intereses particulares: hobbies, música, forma de vestir, juguetes, juegos y deportes.

• Rendimiento académico: muy inteligente o con malas notas. • Nacionalidad, religión, situación socioeconómica.

• Algún tipo de discapacidad o situación de salud: aparato de corrección visual, dental u ortopédico.

• Identidad de género u orientación sexual.

• Por las personas con las que se relaciona. •

Por que se cree que es preferido o por ser más regañado, o señalado por la maestra/o, profesor/a.

Perfil Acosador

Es choteador/a, se burla, tiene una actitud excluyente, es manipulador/a.

• Es posible que haya sido testigo de algún tipo de violencia en el ámbito familiar, educativo y comunal, por lo que la violencia es una conducta aprendida y erróneamente percibida como normal.

• Tiene influencia sobre otras personas. Puede ser líder/esa y su poder es validado dentro del grupo.

• Es impulsivo/a y confrontativo/a, carece de empatía y se le dificulta el autocontrol.

No tienen tolerancia a la frustración.

No tiene amigos/as, sino seguidores/as que le tienen miedo y/o lo respetan.

• Tiene una promesa de protección para sus seguidores/as.

No selecciona a la víctima al azar

¿QUÉ HACER ANTE EL ACOSO ESCOLAR?

 

Si observas que un compañero o compañera acosa a otro niño o niña:

• Puede que sientas miedo o rechazo ante esa situación, pero actúa.

• Si ves que tú solo no puedes ponerle freno y que no es lo más conveniente; pide ayuda a un adulto. Esto no es chivarse, es ser solidario con quien lo necesita.

• Apoya al compañero o compañera que está siendo acosado. Nadie merece que le traten mal. Si agredes a algún compañero o compañera:

• Pregúntate: “¿Qué es lo que me sucede?, ¿por qué me hace gracia o me siento más fuerte cuando molesto a otras personas?”

• Piensa cómo se debe sentir la persona a la que le estás haciendo daño. • Habla de lo que te sucede con algún adulto. Alguien que te escuche y te ayude.

• Controla tus emociones para que éstas no te controlen a ti. La violencia no es una buena manera de responder. Ante las situaciones que te disgustan o te provocan enfado:

1. Toma distancia física de la persona

 2. Respira profundamente varias veces.

3. Imagina que la rabia se vuelve un papel y lo tiras a la papelera. Cuando te sientas más calmado, habrás ganado tiempo para pensar en lo sucedido y entonces estarás preparado para hablar con la persona. Si un compañero o compañera te hace daño con frecuencia y durante un cierto tiempo:

• Es posible que te sientas triste, temeroso, avergonzado y culpable, porque sufres una situación injusta.

• No guardes el secreto. Si hay algo que te hace daño, no te lo calles. Hablarlo no es chivarse, es exigir el respeto que todos merecemos.

• Cuéntalo a tus padres o algún adulto de confianza. Es importante que lo cuentes en el colegio. • Procura no estar solo y evita situaciones o lugares que puedan ser arriesgados.

• No respondas de la misma manera, es decir, agrediendo.

• En el momento en el que te hacen daño crea un escudo imaginario a tu alrededor que te proteja. Todo lo que te están diciendo rebota como una pelota. Respira, piensa que eres fuerte.

• Todos tenemos derecho a ser protegidos contra cualquier forma de violencia y a ser tratados con respeto.